viernes, 21 de agosto de 2015

Cómo controlar a Emelec.



El sistema 4-4-2 de la mayoría de los equipos adversarios cubre el mayor porcentaje de la cancha, si se aplica bien bloquea la mayor parte del terreno. 
Dos líneas verticales muy ajustadas y dos talentos sueltos para la contra. 
Gran parte del enfoque es copar la zona central y obligar al Bombillo que vaya por las bandas. Cuando el balón está en el medio se presiona en vertical. Emelec le encuentra la vuelta a está táctica con cambios de orientación y tirando diagonales en zona débil, donde existen más claros y menos atención de los defensores: sorpresa estratégica para la sucesión interminable de pases simples y cortos. Ataque y posesión es su mejor defensa.

De Felippe puede escoger entre dos paradigmas: Que algunos ataquen y otros equilibren o que todos jueguen y hagan jugar, para que la armonía sea una posibilidad real. Crea un 3-3-4 ofensivo. Seis jugadores especializados en la recuperación y manejo de balón y cuatro en ataque. Miler-Mena-Burbano-Mondaini deben hacer carreras cortas o medias. Perdida la pelota sale el jugador más cercano al balón; los compañeros hacen relevos y escalonamiento defensivo, también se cuenta con el respaldo de los atacantes: 4-5-1. 
La referencia principal es el balón.

La defensa y ataque hacen de lo simple lo esencial… el juego de pases, el tiempo y la presión. Movilidad sin esférico y el manejo del 1x1.
Cuanto más parecidas son las capacidades de los que tienen que relacionarse, mejor es el fútbol resultante.

AB. Roberto Bonafont - @RobertoBonafont
COLUMNISTA