viernes, 10 de octubre de 2014

Nombres propios.


Ecuador no modifica lo fundamental de su juego, tira muy arriba la línea defensiva, sale jugando mediante pases cortos y emplea el triángulo como método de avance. Cerrar atacantes, abrir interiores y subir laterales. 

Erazo es el último recurso cuando se pierde el balón. Posee parámetros de recepción, control de balón, conducción y pase. Definitivo en la corrección. 

Noboa cerca de los centrales, anulando el juego entre líneas de los medio puntas oponentes, para competir con opciones reales. Está para poblar zonas interiores. 

Sornoza es regista, a su esfuerzo suma la faceta de aniquilador al espacio. Buen golpeo en largo, armador del equipo. Las revoluciones bajas se vuelven altas cuando el balón depende de Junior Sornoza, que significa tener a talentos distintos en un solo intérprete. 

Cazares elige bien sus momentos. Ordena el inicio del juego. Ecuador tiene interiorizado que este diez es la respuesta. Lanza con precisión dándole la velocidad justa a la pelota. 

Enner Valencia domina el método de falso 9. Construye el ataque desde la nada. Talento riguroso, reflejo de la inmediatez. Campo inclinado para Enner. Finaliza todo lo que recoge sin importarle donde recibe. Sabe qué le pide la jugada. Actúa en territorio reservado para los elegidos. De remate angulado. Va una jugada por delante a los demás. Frena para que aparezca el espacio, acelera cuando la defensa está abierta. 

Renato Ibarra eterno giro zigzagueante, capacidad para ir perfilándose hacia la frontal cuando pica desde la derecha hacia adentro. 

Walter Ayoví es desborde por técnica. Presiona arriba, sinónimo de ambición. 

AB. ROBERTO BONAFONT - @RobertoBonafont
COLUMNISTA