viernes, 17 de febrero de 2017

La receta ganadora del "Bombillo": equilibrio y resultado


La mejor defensa es no perder el balón. Tener control sobre el, da seguridad. El principal argumento defensivo es la tenencia de la pelota. 
El fútbol de posesión, le suma más dominio al ataque. Una de las características del juego de posición: nadie pasa por pasar el balón. 
La finalidad es eliminar rivales, sino hay hombre libre, te quedas con la pelota.
Emelec maneja rigor táctico. La ley del mínimo riesgo, es su principal pauta de trabajo. Eficacia significa talento, toque y atrevimiento. La posesión de pelota se da por la posición de cada jugador y después llega la ejecución en área adversaria. El DT tiene previsto un equipo muy ancho, con talentos alejados sobre las bandas: Ayrton y Romario Caicedo. El fútbol es de los mediocampistas, por ahí pasan las mayores decisiones de los movimientos estratégicos. El organizador desde atrás es Pedro Quiñónez. 
Bombillo no define los niveles de salida sino la presión del rival.
Un jugador al tener libertad de pensar, posee capacidad de elección. 
Sino tiene libertad porque el entrenador no se lo permite, pierde el sentido de creación. Tiene una excusa y se automatiza.
Ayrton: le sobran amagues y decisiones. Basa su eficacia en la destreza. Gambeteador indescifrable, pura cintura y el hombre marca queda pasado de la jugada. Su memoria funciona para la emoción y para el cálculo. 
Es complemento de todos. La vitalidad de lo diferente, unido a la energía de lo clásico. Talento artero, calculador, que espía, merodea. Su gol es estocada, es impacto que hace gritar de improviso. 
Furiosamente, es gol, que mata y se acabó.

AB. ROBERTO BONAFONT - @RobertoBonafont
COLUMNISTA