viernes, 27 de marzo de 2015

Ecuador atacará con superioridad por dentro


Con Quinteros todo debe estar medido, los movimientos sin balón, el primer toque, los desdoblamientos sobre las orillas y las entradas desde la segunda línea. 
En fase ofensiva creará un automatismo que es la esencia del fútbol triangular. Miler en la media punta busca la espalda del medio centro, no se mete de 9, sino que se queda entre líneas para generar dudas a la defensa. Pone un toque tras otro. Si van a cerrar a Miler, dejan su cobertura desequilibrada y lo aprovechará Felipao quien acerca presencia física, y poder en la estrategia para el juego aéreo. Si no van por Miler recibe libre sobre la media luna, desde donde puede lanzar al gol o buscar un pase definitivo. Todos deben mostrarse para que Miler reciba solo y entre en segunda jugada el puesto donde más rinde. Un estilo de desmarque inteligente y solidario. Si se sale bien se puede llegar mejor. Para Quinteros los equipos empiezan con un medio centro y dos extremos. Jeff es un gambeteador, que prioriza más pensar que correr. Gran primer control en movimiento. 
Wing puro que obliga al adversario a jugar pegado a su área. Desde la banda hay un objetivo para Antonio Valencia que desdobla: asistir para encontrar el pase interior. Además realiza un despliegue físico brillante, ayuda continuamente a su lateral, bascula y se demarca al espacio cuando su equipo tiene el balón. 
Angel Mena se desenvuelve con soltura de maestro, es posesión con profundidad, traslado en pared con Bolaños. Enner velocista explosivo de zancada corta, se hamaca y se va por fuera, frena y engancha. Dominio, juego y control, donde quiere y al ritmo que quiere.

AB. ROBERTO BONAFONT - @RobertoBonafont
COLUMNISTA